Historia

La Cuasi - Parroquia Nuestra Señora del Carmen, ubicada en el Centro Poblado La Felisa del municipio de La Merced, en el Departamento de Caldas, fue erigida Canónicamente mediante Decreto No. 001 del dos (2) de marzo de dos mil diez y seis (2016), tiene la personería jurídica que le otorga el Código de Derecho Canónico en el canon 515 parágrafo 3, y a su vez le reconoce el Concordato Vigente en su Artículo IV, inciso 2, aprobado por la Ley 20 de 1994.

La Cuasi - Parroquia acompaña espiritualmente las siguientes veredas:

Del municipio de Supía: San Pablo, La U, La Clara, El Porvenir, Matecaña, Buena Vista, La Trina, Gaspar, Guascal, El Palo (10).

Del municipio de Riosucio: El Playón y Mejial (2).

Del municipio de Filadelfia: El Pintado (1).

Del municipio de Pácora: La Estación Pácora (1).

Del municipio de La Merced: La Felisa (1).

Un poco de historia

En el 2006 Monseñor Fabio Betancur Tirado encomendó al padre Jairo Carmona Llano la tarea de construir una casa cural para poder tener en el lugar un sacerdote de forma permanente. Durante esos primeros años se realizó el visiteo de las veredas La Trina, San Pablo y Guascal, en convenio con la parroquia NS del Carmen de Supía que permitió que estas veredas fueran atendidas por la parroquia de La Merced, con el fin de que se fuera configurando una comunidad que diera luego origen a una parroquia. Al principio el trabajo se realizó con la ayuda de seminaristas que en su año de pastoral dedicaban buen tiempo al visiteo de estas comunidades y del Centro Poblado La Felisa.

En su momento, el Arzobispo de Manizales Betancur Tirado y Monseñor Tulio Duque, Obispo de Pereira, dieron vía libre al proyecto y en visita hecha por Monseñor Fabio Betancur a La Merced en el año de 2009 autorizó enviar el proyecto de construcción a ADVENIAT en Alemania, el cual fue aprobado en el 2010 con un desembolso de 13.500 euros, que en pesos eran $45'000.000.

La construcción de la casa cural se inició en diciembre de 2010 y se terminó en marzo de 2011. Los planos fueron hechos por dos profesionales: el arquitecto Andrés Colorado y el ingeniero Jorge Cortés, ambos de La Merced. La construcción de la casa fue adelantada por el maestro Duver Castaño de La Merced y la mano de obra en su mayoría fue local. La comunidad se comprometió con diversas actividades para la consecución del dinero restante, pues el costo de la misma fue de $65'.000.000.

El señor Joaquín Londoño fue el encargado de llevar la contabilidad de la obra en lo relacionado con los materiales, y no solo lo hizo con eficiencia y honradez, sino que donó de su dinero para completar las obras. Don Eduardo Campuzano donó los terrenos para la construcción del templo, la casa cural y las demás construcciones de la parroquia.

Una vez construida la casa se empezó a utilizar para reuniones de grupos, y un sacerdote empezó a hacer presencia los miércoles y los sábados, pernoctando algunas veces; los sacerdotes fueron: Julián Ospina, 4 meses; Julián Andrés Uribe, 6 meses; Diego Merchán, 6 meses; Carlos Alberto Arias, 3 meses. En esta modalidad de trabajo se siguió por varios años hasta que se produjo el primer nombramiento de un sacerdote que acompañara los destinos de este centro de culto, que luego fue cuasi - parroquia: el presbítero Juan Pablo Gómez estuvo desde el 2015 hasta el 2016; luego, el presbítero José Jeymis Giraldo Rojas, 2017 hasta el 2018; después, el presbítero José Humberto Martínez, el 2019; desde finales del 2019 sirve allí el presbítero Héctor Fabio Ramírez.

Página web desarrollada con el sistema de Ecclesiared